TOP > Ostra de Matoya

Ostra de Matoya

En 1925, Tadao Sato (1887-1984) estableció la granja de ostras de Sato en la Bahía de Matoya, entrada a la Península de Shima y empezó a cultivar ostras. Con tres ríos que se originan en las montañas de la Península de Shima, abundancia de plancton, agua de mar con nutrientes y olas suaves, el Sr. Sato se dio cuenta de que la bahía era perfecta para el cultivo de ostras. En 1927, usó balsas de bambú, un método que es la base de la forma actual de cultivo, para producir ostras durante un año. Un año después, en 1928, inició operaciones a gran escala y en 1930, estableció el Laboratorio de investigación de ostras de Matoya para realizar estudios sobre los crustáceos y supervisar la bahía. En 1953, desarrolló un método de purificación de ostras usando rayos UV. En 1955, se otorgó una patente y los productos eran vendidos como “ostras de Matoya puras”. La producción de ostras de alta calidad ha continuado desde entonces usando técnicas de purificación, y métodos de cultivo en armonía con el entorno natural de la bahía de Matoya. La granja de ostras de Sato tiene ventaja por la abundancia de plancton y por la ubicación de su pesquera, además produce ostras solamente en un año mientras que otras prefecturas lo hacen en dos a tres años. Estas ostras de un año tienen un sabor único: bajo en astringencia y muy dulce. También, aproximadamente un mes antes de su embarcación, las ostras colgantes son extraídas del agua, se colocan una por una en una canasta y se cultivan durante un mes, permitiendo la producción de ostras llenas que brindan el volumen máximo por su tamaño. Son enviadas directamente a restaurantes y hoteles en Tokio y Kansai así como al resto de Japón, y son reconocidas por su calidad, vendidas a precios más altos que las ostras de otras zonas.

Productores certificados

Sato Yoshokujo Ltd.

889 Matoya, Isobe-cho, Ciudad de Shima